Selecciona una regional:
|
Contacto
Síguenos en:
Servicios
Cuando el remedio puede ser peor que la enfermedad

La automedicación es una práctica muy común y no por ello la vía más segura para combatir una dolencia o una enfermedad. El equipo farmacéutico de Comfandi le cuenta por qué.

 

¿Es usted de las personas que almacenan medicamentos que le fueron recetados pensando que le podrían servir a otros miembros de su familia que presenten la misma sintomatología? ¿Usa medicamentos por recomendación de algún vecino, amiga o familiar? Esta costumbre, aparentemente inofensiva, podría poner en riesgo su salud y su vida, o la de otros.

La automedicación es el uso de fármacos por decisión propia, sin que hayan sido recetados por el médico. Entre sus riesgos están las reacciones adversas a los medicamentos, la intoxicación por sobredosis, el desarrollo de otras enfermedades o complicación de las existentes, y la posibilidad de generar adicción cuando el medicamento contiene sustancias de manejo especial, entre otros.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Acuda al médico y siga el tratamiento indicado.
  • Si le sobraron medicamentos de un tratamiento anterior suyo o de un familiar, evite reutilizarlos, a no ser que el médico lo autorice.
  • Finalice el tratamiento prescrito por el médico siguiendo las dosis, cantidades y tiempos indicados.
  • No recomiende medicamentos. Si usted no es médico, es incorrecto y peligroso asesorar a otros en el uso de fármacos, pues pone en riesgo la salud y la vida de esas personas. Por las mismas razones, tampoco venda a otros sus medicamentos sobrantes.
Etiquetas:

Los comentarios están cerrados.